GESTIÓN ECONÓMICA Y FISCAL QUE GARANTICE LA VIABILIDAD Y MAXIMICE EL RESULTADO

Te mostramos cómo

¿Por qué?

La creación de una empresa implica la toma de numerosas decisiones. Más allá de la idea, las personas emprendedoras han de considerar múltiples aspectos para tener una cierta certeza de la viabilidad del proyecto: conocer su beneficio real, saber optimizar sus recursos, controlar el endeudamiento, asegurar la liquidez suficiente para pagar sus facturas.
En definitiva, información para asegurar la supervivencia de su empresa consiguiendo el máximo beneficio.

¿Qué problemas tengo para
gestionar mi negocio?

  • Falta de información económica real de mi empresa.
  • Falta de planificación económica.
  • Falta de evaluación, control y seguimiento económico.
  • Falta de planificación fiscal.
  • Falta de previsión de ingresos y gastos

Falta de información económica real

CAUSA

La gestión económica se subcontrata a un asesor externo que mecaniza la contabilidad, presenta impuestos y proporciona escueta información que no se sabe interpretar.

IMPLICACIÓN

No podemos tomar decisiones correctas porque no conocemos donde estamos.

ACCIÓN SOLFICO

Proporciona herramientas de gestión económica y fiscal, así como formación para su aplicación e interpretación.

Falta de evaluación, control y seguimiento económico

CAUSA

No existe control porque no existe una planificación económica.

IMPLICACIÓN

No podemos corregir desviaciones o situaciones no deseadas.

ACCIÓN SOLFICO

Ayuda al control e interpretación periódico de la planificación económica para no desviarnos de los objetivos marcados.

Falta de planificación fiscal

CAUSA

Al no existir una planificación económica, se pagan los impuestos sin tener ninguna planificación que optimice el importe de los mismos.

IMPLICACIÓN

Se pagan impuestos sin previsión y frecuentemente en importe más alto.

ACCIÓN SOLFICO

Realizamos una planificación fiscal que garantizará una planificación optimizada.

Falta de previsión de ingresos y gastos

CAUSA

La falta de conocimientos y herramientas no permite a los nuevos emprendedores o pequeñas compañías realizar una planificación económica.

IMPLICACIÓN

Estas compañías tienen continuas tensiones de tesorería, teniendo graves problemas para atender a sus pagos.

ACCIÓN SOLFICO

Ayudamos en la elaboración de una planificación de tesorería y su posterior control, garantizando que la compañía no se encuentre con problemas de pago.

QUÉ NECESITO

Hacer que tu empresa sea más competitiva en un mercado cada vez más saturado de competidores.

Tomar decisiones más acertadas porque están basadas en información real y correcta.

Aprender a controlar los plazos de pago y cobro y evita tensiones de tesorería.

Aprovechar las ventajas fiscales.

Aprende a hacer un seguimiento de la información económica para evitar desviaciones.

Ayudamos a las compañías a conocer hacia donde dirigen sus negocios y a conseguir la máxima rentabilidad, a través de una correcta gestión económica y planificación fiscal.

¿Cómo lo hago?

PLANIFICACIÓN

Es lo que nos va a permitir: definir un marco de referencia, anticiparse a necesidades futuras y posterior análisis de desviaciones.

ORGANIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN

La información económica ha de estar debidamente ordenada y registrada.

EVALUACIÓN, CONTROL Y SEGUIMIENTO

Una empresa debe tener un seguimiento y evaluación de los resultados para de esta forma poder adoptar medidas dirigidas a corregir las desviaciones identificadas respecto de la planificación.

Bases de una buena gestión

1

Controla los plazos de pago y cobro.

Evita el desfase entre una venta y el cobro de la misma porque en medio hay muchos pagos a realizar.
2

Elabora una estrategia económico-financiera.

Análisis del entorno, establecimiento de objetivos, fijación de mecanismos de control.
3

Estudia si los precios de tus productos o servicios incluyen los costes.

Vender por debajo de coste nos producirá pérdidas.
4

Aprovecha las ventajas fiscales.

Un buen asesoramiento fiscal puede ser la clave para ahorrar dinero en impuestos
5

Compara tus datos con los de los competidores.

Puede que tu negocio obtenga una rentabilidad de un 20% pero si no la comparas con los datos de empresas competidoras no sabrás si es elevado, bajo o es igual.
6

Comprueba de dónde provienen tus beneficios.

Comprueba que provengan de la actividad corriente de la compañía.
7

Distingue el beneficio de la caja.

La tesorería puntual no significa que exista beneficio.
8

Analiza la rentabilidad.

Equilibrio entre ingresos y gastos que se puede mantener en el tiempo.
9

Desglosa todos los gastos.

Evita o elimina todos los innecesarios.

Cómo hacer un plan económico

El plan económico es un documento clave para cualquier compañía. Una vez elaborado se debe mantener y revisarlo cada año, con nuevas proyecciones para analizar la situación a corto, medio y largo plazo.

Se basa en estimaciones a distintos plazos de las partidas con impacto económico: ingresos, gastos, tesorería, inversión o financiación. Sirve para valorar la rentabilidad, liquidez y solvencia del negocio en distintos periodos y escenarios.

El plan económico se puede estructurar en estos puntos principales. Es importante que los cuadros estén bien desglosados para individualizar cada partida y su impacto.

Información necesaria

1

Presupuesto General

2

Presupuesto Tesorería

3

Balance Situación

4

Balance Pérdidas y Ganancias

5

Plan de Inversiones

Presupuesto
General

Su función es la de definir y equilibrar los gastos en función de los ingresos estimados. A partir de ahí, se pueden realizar los ajustes y correcciones oportunas para evitar déficits.

Presupuesto
Tesorería

Es el principal eje de actuación. La tesorería define el efectivo con el que cuenta una empresa para atender sus pagos inmediatos (salarios, facturas, impuestos y otras obligaciones). Un buen consejo es analizar el ciclo de caja.

Presupuesto
Tesorería

En todo caso, la clave es que el periodo medio de cobro sea más corto que el de pago para generar excedentes de tesorería y evitar endeudarse.
La estabilidad depende de la generación de flujo de caja, la estructura financiera (fondo de maniobra positivo) y la capacidad de financiarse con medios propios (autofinanciación).
Se puede tomar como referencia las partidas del presupuesto. Aunque en este caso las proyecciones deben ser las que correspondan a entradas y salidas de efectivo según su fecha prevista de aplicación.

Balance de
Situación

El balance es el mejor indicador de la situación patrimonial. Relaciona la aplicación de fondos (Activo) con su origen (Patrimonio y Pasivo).
La estabilidad se consigue cuando los fondos propios y el pasivo a largo plazo financian todo el activo fijo y parte del circulante.
De esta forma, el activo circulante supera al pasivo circulante. Es decir, los activos líquidos cubren las obligaciones inmediatas creando un fondo de maniobra positivo.

Es importante:

  • Vigilar el grado de endeudamiento: proporción entre fondos propios y ajenos.
  • Generar un fondo de maniobra positivo: Activo circulante > Pasivo Circulante.
  • Evaluar las necesidades operativas de fondos (NOF) a corto plazo: calculando el excedente de tesorería necesario para cubrir los pagos inmediatos.

Balance de Pérdidas
y ganancias

Conviene comparar el resultado final con el EBITDA (resultado antes de impuestos, intereses y amortizaciones).
El EBITDA identifica mejor el resultado natural del negocio, separando el impacto de los costes financieros, depreciaciones o amortizaciones.

Plan de
Inversión

Lo óptimo es que el porcentaje de financiación propia cubra al menos un cuarto de la inversión. Para evaluar las inversiones se suelen utilizar métodos como el flujo neto de caja, el TIR (tasa interna de rentabilidad) o el VAN (Valor neto actual).

¿Quieres que te ayudemos en tu gestión económica y fiscal?

¿Te interesa este servicio?

Déjanos tus datos y te llamamos

*He leído y Acepto la Política de privacidad para recibir respuesta a este
mensaje.

He leído y acepto la Política de privacidad para el envío de información de nuestros servicios.